Este portal contiene material sensible de carácter sexual, y por tanto al hacer clic en "ENTRAR", admite:

  • Que es una personas mayor de edad en su país de residencia. Si usted es menor de edad, por favor, abandone de inmediato esta página.
  • Al acceder a este material usted admite que lo hace de forma voluntaria, a conciencia y bajo su responsabilidad.
  • Queda terminantemente prohibido exhibir este material a menores de edad o a cualquier otra persona que pueda resultar ofendida.
Entrar
Salir

Cómo proteger a sus hijos

Relato erótico: El pornógrafo

0
mbws_46el_pornografo_sexshop_thagson_Jenna_Lovely_sexo_porno_x_eroticos_vagnal_anal_oral_orgasmo_penetracion_RELATOS_720x480.jpg
14/06/2018
-Una mujer deslumbrante, jefe. Rubia, ojos claros, un cuerpo de Venus, quiero decir… absolutamente perfecto. Ya sabe, grandes pechos altos, redondos y tensos, el vientre duro, el sexo palpitante y sin asomo de vello, el culo alzado, planetario, siempre lo defino así ‘planetario’ porque es redondo y pleno y en sus profundidades arde un núcleo ígneo. Ella se ríe cuando se lo digo…

“Estábamos en la cama, desnudos. Acabábamos de llegar del trabajo, ella fotógrafa, como le he explicado, y yo escribidor por encargo, lo sabe usted bien. Había entregado un relato, me pagaron en efectivo, seguramente dinero negro porque no me pidieron la factura. En estos tiempos o lo aceptas o estás jodido. Nos duchamos juntos sin tocarnos, como en un juego de resistencia, apenas rozándonos bajo el agua caliente. Mi verga tiesa desde que la vi, claro. Nos secamos mirándonos con un deseo despiadado y así nos estiramos sobre las sábanas envueltos por la calefacción…

“Comenzaba a llover cuando puse mi mano entre sus piernas y ella me cogió el rabo. Nos masturbamos lentamente. Tenía el sexo mojado, muy mojado. Se escupió en la mano para lubricarme el glande y no hacerme daño. Luego buscó el 69. Le encanta el 69. Me chupó la verga como solo ella sabe hacerlo y tuve que concentrarme mucho en el cunnilingus porque quiero que goce y se corra. Se corre mucho, varias veces, mientras yo procuro resistir esa boca de fuego y las manos en las pelotas…

“Yo pasaba de la vagina al ojete y ella movía las caderas enloqueciendo cada vez más. Se giró para montarse en la verga y la hundió en la raja ensalivada para trotarme con los ojos cerrados, las manos apoyadas en mi pecho, echada hacia atrás como si solo existiera ella y mi falo en su interior, encabritado por su meneo experto. Yo esperaba el estallido final porque tiene pequeños orgasmos múltiples y luego, con la cópula, se exprime hasta el último suspiro y entonces se convierte en una mujer fuente, ya sabe, me inunda y yo veo sus jugos envolviendo mi verga y cayendo como una catarata cálida mientras continúa subiendo y bajando entre contracciones y gemidos…

“Pero no se detiene a menos que yo me corra. Y yo procuro resistir porque ella, sin dudarlo, sin aguardar un minuto, llevada por un deseo imbatible, se empala por el ano, así, en vaquera, y prosigue con su danza frenética, ahora mirándome a los ojos, las pupilas llenas de lágrimas, la sonrisa deliciosa hasta que respira profundamente y sé que es el momento decisivo. Se queda muy quieta y luego se mueve como una peonza y vuelve a empaparme mientras yo exploto en su interior y sus jugos y los míos son como una fórmula mágica porque ella aguarda a mi último estertor y entonces se lanza sobre el pene para lamerlo, beberme y beberse, y acariciarlo como a una criatura adorada…

“Y en ese momento tuve la idea, jefe. Me pareció genial. Pensé en un tipo, un médico, casado y con una hija, ya sabe, la familia ideal. Son la pareja perfecta y se llevan tan bien, fluye tanto amor que parece un sueño. Y entonces, súbitamente, mientras él se halla en el quirófano, tres tipos asaltan su casa. Las dos mujeres están aterradas y obedecen todas las órdenes, pero la cosa se tuerce y la madre resulta muerta y la chica en coma…

“El padre, el médico, un tipo corriente que odia la violencia aguarda a que la policía encuentre a los asesinos, pero pasa el tiempo y no hay ningún adelanto en la investigación. La hija no sale del coma y, desesperado de furia e impotencia, decide actuar. Consigue un arma y deambula por la noche hasta que se cruza con maleantes y los mata. Se convierte en una especie de ángel vengador hasta que por una casualidad encuentra a uno de los pandilleros que ha matado a su mujer y así llega hasta los demás y los liquida a todos. Al final, la hija se recupera y con ella ya en casa, el último asesino va a matarla para que no pueda reconocerlo y él, el médico, el vengador lo acribilla a balazos… ¿Qué le parece?

-Que eres un falsario. Ese film se rodó varias veces, la primera con Charles Bronson y este mismo año se hizo un remake con Bruce Willis. ¿En qué diablos estabas pensando?

-Es cierto, la vi hace unos días y me quedé enganchado con la venganza de Bruce. Lo siento, jefe.

-En cambio, si te parece, me gustaría un relato erótico, o mejor, directamente pornográfico, con esos polvos magistrales que tienes con la rubia multiorgásmica… ¿Crees que podrías escribirlo para pasado mañana?

-Eso está hecho, jefe.


Todavía no hay comentarios para esta noticia.